A RITMO DE HUAYNO PROMUEVEN CONSERVACIÓN DE ECOSISTEMAS Y CUIDADO DEL AGUA EN ANCASH

“La música idioma universal”, es una campaña que busca a través de canciones en techno huayno y cantadas en quechua, promover la recuperación y la conservación de los bofedales, ecosistemas de gran importancia para contar con agua en calidad y cantidad.  

La iniciativa fue impulsada en una comunidad de Cordillera Blanca, en el caserío de Canrey, en la provincia de Recuay, e incluyó el desarrollo de 3 talleres en el Centro comunal de Canrey en los que miembros del INAIGEM les dieron a conocer la importancia de los bofedales, así como la producción de los huaynitos, con participación de la comunidad.

“La música techno huayno como elemento cultural ha sido una herramienta poderosa para sensibilizar y movilizar a la población para el cuidado y protección de los bofedales.” comenta Irina Neglia, promotora de la campaña y artista compositora de los huaynos. 

Recientemente, durante la ceremonia de clausura del evento Expo Agua & Sostenibilidad 2021, se reconoció al proyecto que impulsa la campaña, junto a las autoridades del Ministerio del Ambiente, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, entre otras instituciones y se presentó uno de los huaynos que formaron parte de la campaña.

La campaña “La música, idioma universal: campaña de sensibilización sobre los bofedales” que incluía la producción de canciones en quechua fue una de las estrategias de comunicación ganadoras del Fondo “Voces por el Agua”, organizado por el Proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica (INSH) en el marco del I Encuentro Nacional de Comunicadores para la Gestión Hídrica, llevado a cabo en junio 2021. 

Gracias a este apoyo, la comunidad campesina Cordillera Blanca ha podido conocer la importancia de sus bofedales como ecosistemas reguladores de agua- pues actúan como esponjas que filtran y almacenan agua para proveerla en temporada seca- apostando por su conservación. 

Como resultado de esta campaña, la comunidad Cordillera Blanca ha gestionado frente a las autoridades regionales de Ancash el desarrollo de acciones en conjunto que puedan asegurarles la protección de sus bofedales y con ello garantizar el acceso a los servicios ecosistémicos que proveen. También se han iniciado coordinaciones con el Parque Nacional Huascarán para desarrollar la siembra de queñuales y brindar la asistencia técnica para la protección de los bofedales.

“Hemos aprendido que si protegemos los bofedales vamos a tener agua limpia; por eso, a través de huaynos en nuestro idioma quechua, hemos entendido que es urgente trabajar, pero no podemos solos. Por eso hemos pedido apoyo a los profesionales del parque nacional Huascarán y del Gobierno Regional de Ancash, pues queremos que nuestros hijos no se vayan cuando no tengamos agua”, señaló Fructuosa Cruz, miembro del comité de investigación de la comunidad Cordillera Blanca.

Al respecto, Irina Neglia manifestó: “El llamado a la acción a través de la solicitud de la comunidad a las autoridades ha sido el resultado positivo de la campaña de comunicación “La música: idioma universal”. Esta acción de incidencia continuará más allá de la campaña”.

Para Neglia, esta fue “una de las mejores experiencias en comunicación para el desarrollo en el tema del agua”, pues permitió “transformar una limitación (escasez de agua) en una oportunidad (gestionar). El ver los rostros de satisfacción de los pobladores, es una sensación que no se puede describir de manera sencilla”.