JOSÉ SALAZAR MEJÍA

JUAN CADILLO LEÓN, EL MAESTRO A SEGUIR

Ya va dar un año desde que Juan Raúl Cadillo León fue seleccionado como uno de los 50 mejores maestros del mundo, como parte del concurso británico The Global Teacher Prize 2017. En honor a tamaño reconocimiento valen estas palabras.


Conocí a Juan en las aulas del Instituto Superior Pedagógico Público de Huaraz allá en la década del 90. Estudiaba para profesor de Educación Primaria y lo notaba bastante decidido en su vocación docente. En esa época yo dictaba el curso de Tecnología Educativa y trataba de animar a mis alumnos a ampliar sus horizontes. Pero en la vida iba a pensar que Juan Cadillo superaría mis expectativas en forma tan brillante como la hecho.

Este joven docente es un verdadero ejemplo de superación. Su trayectoria no ha podido ser más exitosa. Titulado como profesor, pasa a estudiar Ingeniería de Sistemas al mismo tiempo que se desempeña como docente de aula. Y es allí cuando empieza a idear cómo ayudar a que sus alumnos aprendan mejor mediante el uso de las computadoras.


En el 2007, al dirigir en mi primer período al INC Áncash, tuve la visita de Juan Cadillo quien solicitaba permiso para llevar a sus alumnos de la I.E. “Jesús de Nazareth” del barrio de Shancayán al Museo Regional para que lo conozcan y elaboren un informe sobre sus impresiones. Ese fue el punto de partida de un proyecto que lo plasmó en el aula: el informe lo pasaron en imágenes a una computadora y los niños se sintieron muy motivados al ver su trabajo en internet.


Desde entonces el profesor Juan Cadillo León no ha parado de experimentar en su aula y sus triunfos han sido constantes. Pudo convencer a su director para que su aula se convierta en un aula virtual. Sus alumnos se acostumbraron a hacer todo con las pequeñas computadoras que el Ministerio de Educación repartió a los colegios. Aplicando sus conocimientos sobre sistemas, pudo crear programas con los cuales sus niños creaban sus propios conocimientos en las diversas áreas. 


Y no conforme con ello, Juancito creó tutoriales que iba subiendo al Youtube. Ya en las rutas del internet su nombre fue posicionándose y allí encontró contactos para efectivizar su trabajo y al mismo tiempo conseguir mayores logros.


Es así como la Fundación Telefónica lo premia con el primer lugar en un concurso a nivel nacional en el 2009. El premio fue una pizarra electrónica para su aula y un viaje de 15 días a España para él. Al año siguiente repitió la experiencia junto a una compañera de trabajo de su querida I.E. “Jesús de Nazareth”.


En el 2012, en el Día del Maestro, el Ministerio de Cultura, por medio de la Dirección Regional de Cultura de Áncash le otorga el reconocimiento como Personalidad Meritoria de la Cultura Ancashina, por sus grandes aportes a la educación regional. Tuve el honor de entregarle la medalla del Dios Guari de Chavín, máxima distinción que se otorga a quienes forjan la identidad regional en nuestra tierra. Ya para entonces trabajaba como docente en nuestra UNASAM, enseñando a los futuros docentes cómo se enseña con la llamada realidad aumentada y otros aportes que ofrece la tecnología.


En el 2014 es reconocido por la fundación Interbank como “Maestro que deja huella”. Muy aparte fue la contribución a su colegio. En el 2015 postula para el gran premio nacional Las Palmas Magisteriales que otorga el Ministerio de Educación; nuevamente se cruzaron nuestras vidas pues estuve como miembro del jurado seleccionador de ese concurso y Juancito se llevó el justo reconocimiento.


Es un decir eso de que nuestras vidas se cruzaron. Casi todos los días nos cruzamos con él pues vive en el Parque de la Amistad Internacional del barrio de Belén y religiosamente lo veo pasar muy temprano por mi vereda pues en la esquina de 28 de julio toma la Línea “Z” que lo lleva a Shancayán.

 

Juan Raúl Cadillo León nos sorprendió al ser postulado como EL MEJOR MAESTRO DEL MUNDO. Y estar entre los 50 mejores no es moco de pavo. Es el primer y único peruano que fue postulado a esa nominación. Su mérito es otro programa creado por su prodigioso cerebro: el cuenta cuentos, con el que sus niños usan una ruleta virtual para generar ideas y crear sus propios cuentos. Entre 20 mil postulantes provenientes de 179 países, Juancito se ubicó en el top de los mejores 50. Felicitaciones.

 

* José Antonio Salazar Mejía es doctor en Educación. Se desempeñó como profesor universitario en Huaraz y Lima, así como en distintos colegios. Hoy es director de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Áncash, desde donde promueve la revalorización de nuestras riquezas y tradiciones.

 

JOSÉ SALAZAR MEJÍA

EEDICIÓN ANTERIOR: ¿El cóndor pasa se inspiró en Ancash?

Edición Anterior: Reconocimiento Mundial a Corongo