Edición Anterior: Los orígenes de Áncash

LA GÉNESIS DE NUESTRA CREACIÓN 

Un 12 de Febrero de 1821 el General San Martín desde Huaura emite un Reglamento Provisional, creando cuatro departamentos, entre ellos el DEPARTAMENTO DE HUAYLAS con sus provincias: Cajatambo, Conchucos, Huamalíes, Huánuco y Huaylas, que se denominarían Partidos. Se delegaba a un presidente en el gobierno de los departamentos, un gobernador en los partidos y tenientes gobernadores en los pueblos del interior. San Martín designa al Gran Mariscal Toribio de Luzuriaga y Mejía como el primer presidente del Departamento de Huaylas, cuya creación tuvo carácter temporal de acuerdo a la concepción y estrategia militarista de San Martín, tal como lo manifiesta en su decreto de Pisco el 8 de setiembre de 1820: “Todo cuanto fuere establecido por mí, se considerará solo provisional, hasta que concluida la guerra, puedan ellos pronunciarse sobre su futuro”. El 20 de setiembre de 1822 instala el Primer Congreso Constituyente, y se nombra una Junta Gubernativa para suceder a San Martín.

Nuestro departamento tuvo vigencia hasta la instalación de este Congreso, que mediante ley del 4 de noviembre de 1823 prescribía su final, indicando que ya habían cesado las razones que motivaron su creación. El cumplimiento de esta ley se daría a fines de 1824. En esta coyuntura, a iniciativa del diputado Huanuqueño Manuel Valdizán, los departamentos de Huaylas y Tarma se anexaban a uno solo con el nombre de Huánuco, adoptando posteriormente el nombre de Junín en 1825, como recuerdo de la Batalla victoriosa de Junín del 6 de agosto de 1824.

SEGUNDA CREACIÓN: UNA VERSIÓN MEJORADA PARA NUESTRO DEPARTAMENTO

El 12 junio de 1835 el General Felipe Santiago Salaverry otorgaba legitimidad a nuestra historia regional, pues mediante decreto creaba nuevamente el Departamento de Huaylas, con un proyecto geográfico más amplio y más integrador. Esta nueva creación denotaba una estructura geopolítica con mayor discernimiento diseñada posiblemente por el prócer huarasino Dr. Manuel Villarán y Loli, nombrado como consejero de estado por Salaverry. Sus estudios y lecturas acuciosas de los renombrados exponentes de la geografía como Humboldt, Ritter y otros, le permitieron concebir el diseño de un departamento con mayor diversidad climática: sierra, costa y ceja de selva; que tenga salida al mar, y descartar la concepción mediterránea del Departamento de San Martín.

El decreto señalaba en su parte resolutiva que el Departamento de Huaylas estaría conformada por las provincias de Cajatambo, Huaylas, Conchucos y Santa (Con un puerto en Casma), argumentando “Que las provincias de Cajatambo, Huaylas, Conchucos , pertenecientes al Departamento de Junín, y la del Santa al de Lima, no son ni pueden ser bien regidas por la distancia en que residen los prefectos a quienes están subordinadas; y que por su situación topográfica e industriosa población, poseen suficientes recursos para formar un departamento”. El fervor nacionalista de Salaverry encontró adversarios políticos. Orbegoso declaró nulos todos sus actos, al igual que el General Santa Cruz, por ser obra de un gobierno de facto (Desconociendo que también eran de facto)

* José Carlos Pariasca Pérez es huaracino, licenciado en Educación. Promotor de centros de educación superior en Áncash. Fue regidor de la Municipalidad Provincial de Huaraz.