Edición Anterior: Gobierno Regional, continuismo y regresión


**

GOBIERNO REGIONAL DE ANCASH: CONTINUISMO Y REGRESIÓN, SIN HORIZONTES

Aquí ya no se trata de reiterar la vergüenza que da que la región Ancash tenga nada menos que tres gobernadores regionales recluidos en la cárcel, los tres sucesivamente elegidos. Sino que no existe legitimidad en el actuar del gobernador regional recientemente instalado, primero, porque nadie eligió a Luis Gamarra Alor para ocupar dicho cargo sino para ejercer lafunción de consejero regional, esto es, para hacer normas tanto a nivel de ordenanzas regionales, acuerdos y/o similares. Pero como sabemos no existió tal cosa; y segundo, fue electo para fiscalizar con efectividad y eficacia. Sin embargo, nada de lo que supuestamente el Consejo Regional ha fiscalizado se ha dado a conocer a la población, ni a los órganos rectores en materia de control, mucho menos algún aspecto de su quehacer como tal ha tenido alguna connotación, no obstante que existían un sinfín de denuncias sobre malos manejos. Sumado a ello, la parálisis, inacción y ocultismo en el manejo de la cosa pública, al igual que las gestiones anteriores.

Sin reflejos, parálisis y más de lo mismo, caracterizan a la actual conducción En efecto, hace exactamente más de un mes que se ha instalado la gestión del señor Gamarra Alor, aplaudido por una prensa adicta y complaciente, siendo sus primeras declaraciones: “cero corrupción”, como si el asunto de la corrupción fuera declarativo, sin entender en absoluto que la transparencia no se pregona, sino que se practica. Por tanto, posturas así están totalmente desacreditadas, más bien dan una idea de que solo son palabras y palabras.

La verdad es que los consejeros están más de dos años en el seno del Gobierno Regional de Ancash y no tienen ninguna idea relevante de lo que quieren hacer en perspectiva al futuro, ¿pero acaso no conocen la Gestión Pública? ¿No saben cuántos recursos maneja actualmente el ejecutivo regional? ¿Cuánto adeuda o cuáles son las deudas pendientes desde sus antecesores? ¿Cuántos proyectos importantes se vienen ejecutando? ¿Cuántas obras están paralizadas en la actualidad y desde cuándo?

Es lamentable que no se informe este asunto a la comunidad, a los entes fiscalizadores que es el propio Consejo Regional, a la Contraloría General de la República y por su puesto al Congreso de la República. Eso se llama diagnóstico y conocimiento del actual estado de cosas en el Gobierno Regional, que incluye la evaluación de sus instrumentos de gestión, es decir el Plan Concertado de Desarrollo Regional o Plan Estratégico, el Reglamento General de Organización y Funciones, los reglamentos internos, los manuales; todas estas cosas tenían que haberse conocido en forma puntual y minuciosa, y haber anunciado las principales estrategias en cada línea de acción.

Al parecer se ha instalado en el Gobierno Regional el continuismo e incluso la regresión, según indicios, a la época del nefasto César Álvarez. Y no existe ningún reflejo por el cambio, por mostrar a la población algún gesto político. Se necesitan ideas nuevas que se traduzcan en planes para permitir el desarrollo, en términos de proyectos, programas y actividades. En conclusión, hasta ahora es una gestión caracterizada por más de lo mismo, e incluso de una regresión inaceptable, pero sobre todo un inicio en la nueva función sin reflejos y de parálisis.

 

* Héctor Flores Leiva es doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Trujillo, especialista en temas municipales. Fue alcalde de la provincia de Huari en dos períodos. Catedrático en universidades de Huaraz.

Edición Anterior: Desgobierno

Edición Anterior: El diezmo en el sector público