ENITH PINEDO BRAVO

DIFERENCIAS ENTRE SUSPENSIÓN Y VACANCIA

Mientras una sentencia condenatoria no esté ejecutoriada, es decir, mientras exista la posibilidad de ser revocada, no podrá aplicarse la vacancia, por más que el alcalde o regidor tengan condena vigente. En estos casos se aplicará más bien la suspensión.

El 24 de enero de 2007 se publicó la ley n° 28961, que modificó la Ley Orgánica de Municipalidades respecto del inciso 6) del artículo 22° -causales de vacancia- y a su artículo 25° (causales de suspensión). Según la ley, la posibilidad de declarar la vacancia de la autoridad municipal o regional solamente la podrá ejercer el concejo municipal o el concejo regional luego de que la Corte Suprema emita su fallo, en los casos en que se hubiera presentado un recurso de nulidad contra la condena. Si no se ha interpuesto este recurso, o el de queja, o si éstos han sido declarados infundados, entonces sí se declarará la vacancia. Pero si se han interpuesto, entonces la solución es la suspensión.

Procedimiento

La vacancia o suspensión deben declararse siguiendo las formalidades establecidas por la ley: Convocatoria a sesión extraordinaria con expresa mención como tema de agenda la vacancia o suspensión de la autoridad cuestionada. Esta convocatoria debe ser realizada por el alcalde y deben constar las notificaciones a cada regidor de la sesión. Si el alcalde no lo hace, también debe dejarse constancia de ello.

Además la ley autoriza a que los regidores soliciten la celebración de la sesión, y esto debe probarse también (que se ha solicitado la celebración de una sesión, que en el caso del que se habla, debería ser extraordinaria y con mención del tema de agenda). Si ni aún así el alcalde lo hace, el primer regidor podrá convocar a la sesión y dejar constancia de esta situación en el acta que se levante. Todo esto debe estar documentado.

Declarada la vacancia o la suspensión -atendiendo fielmente lo que se ha mencionado en los dos primeros párrafos- debe notificarse al alcalde o al regidor para que pueda impugnar si lo cree necesario. De esta notificación también debe haber una prueba y si no se impugna dentro de los 15 días hábiles, se entiende consentido el acuerdo y el secretario general de la municipalidad emite una constancia de ello. Con todos estos documentos, se eleva el expediente al JNE para que solo convoque al reemplazante y emita las credenciales. En este caso, en que no hay ninguna impugnación, se debe adjuntar al expediente el recibo por la tasa de esta convocatoria que realizará el JNE.

Si se apela, igualmente se eleva todo al JNE dentro de los 3 días en que se apeló. No olvidar que la reconsideración es opcional.


* Enith Pinedo Bravo, egresada de Derecho de la Pontificia Universidad Católica, es doctora en Derecho y Buen Gobierno por la Universidad de Salamanca, España, y Coordinadora del Programa por la Igualdad Política en el Jurado Nacional de Elecciones.

Ediciones anteriores:

ENITH PINEDO BRAVO

¿Qué son los crímenes de odio y por qué en Perú no se sancionan?

¿Qué son las cuotas electorales?