18 obras paralizadas en Áncash pueden acogerse a plan de reactivación

Según fuentes de la Contraloría General de la República, solo 18 obras paralizadas en Ancash forman parte del inventario realizado por diversas entidades públicas y que pueden acogerse al régimen especial establecido en el Decreto de Urgencia N° 008-2019 para retomar su ejecución y ser concluidas en beneficio de la población.

Se reveló que con  una información preliminar se conoce que existen 18 obras a nivel de Ancash  que han sido inventariadas, las cuales estarían en el inicio de sus respectivos procesos para reactivarse durante este primer semestre del año en el marco de la aplicación del Decreto de Urgencia N° 008-2019”.

Las mismas fuentes precisan  que en el transcurso de las próximas semanas, la Contraloría se encargará de hacer una revisión de dicha información para elaborar un informe sobre el nivel de cumplimiento de lo establecido en el Decreto de Urgencia N° 008-2019, cuyo plazo final para actualizar el inventario de obras paralizadas venció el 31 de diciembre del año pasado.

Recordó que este marco legal permite a las entidades públicas retomar el control de sus obras paralizadas, incluso de aquellas involucradas en procesos de arbitraje o procesos de litigio, y puedan ser culminadas.

También se  mencionó que las entidades públicas que no cumplieron con hacer el inventario de las obras paralizadas serán sometidas a medidas administrativas y más allá de posibles sanciones que correspondan, han perdido una gran oportunidad de reactivar obras paralizadas en su jurisdicción.

Habrá una gran frustración por parte de la ciudadanía porque va a ver que su autoridad política no tuvo la precaución, la diligencia y la preocupación necesaria para implementar el Decreto de Urgencia N° 008-2019, que es un marco legal excepcional y lo que está inventariado debe ser priorizado en su reactivación”, señaló.

Como se recordará, el pasado 31 de octubre de 2019 se publicó el Decreto de Urgencia N° 008-2019 que establece medidas extraordinarias para la reactivación de obras públicas paralizadas a nivel nacional, con el fin de garantizar su continuidad y puesta en funcionamiento, mejorando el servicio público y la inversión pública.

Esta iniciativa fue promovida por la Contraloría General con el fin de impulsar la reactivación de las obras públicas paralizadas en diversas regiones del país, en materia de educación, salud, saneamiento (agua potable y alcantarillado), así como obras viales, entre otras, que la propia población reportó durante las jornadas de supervisión y audiencias públicas que realiza la entidad superior de control.