Sihuas: Advierten riesgo de desembalse del río Rupac

Por Walter Salazar Asencios, corresponsal.

Un equipo de auditores de la Contraloría General de la República, llegó hasta el sector de Suchimán, situado entre las provincias de Sihuas y Pomabamba en Áncash, en donde, el pasado 1 de febrero se registró un deslizamiento de tierra que ocasionó el fallecimiento de cuatro personas, entre ellos tres menores de edad.

Tras inspeccionar y evaluar las condiciones de la zona, los auditores advirtieron que existe el riesgo de un posible desembalse intempestivo de agua y lodo, debido al incremento del volumen de las aguas del río Rupac, cuyo cauce normal se encuentra obstaculizado.

El detalle del riesgo se consigna en la Orientación de Oficio N° 265- 2019. CG/GRAN, el cual fue notificado, el 8 de febrero, al Gobierno Regional de Áncash para que disponga las acciones necesarias que garanticen y protejan la integridad de las poblaciones aledañas.

El deslizamiento de tierra que cayó sobre la quebrada en el sector de Suchimán la mañana del 1 de febrero afectó el pase en el km 129+000 de la ruta PE – 12A de la Red Vial Nacional que une a las regiones de Áncash, Huánuco y La Libertad. Así mismo, creó una especie de represa natural, que ha provocado la acumulación de las aguas del río Rupac y sus afluentes: Sihuas, Cajas y Chullín, generando una laguna artificial cuyo nivel se incrementa, aproximadamente, en 1,333.00 metros cúbicos por día. Es decir, el agua gana 400 metros de terreno cada día.

La Orientación de Oficio detalla que el área aproximada de embalse es de 40 hectáreas y tiene una altura de 20 metros, en promedio. El embalse del río ha terminado por cubrir, aguas arriba, la carretera de la ruta PE-12A entre los kilómetros 130+000 y 129+000

Las zonas más vulnerables son los pueblos de Uchos, Quiches, Ullulluco, Tayabamba, Huancazpata y todos los que se encuentran en los márgenes del río Marañón, ubicados entre las regiones de Áncash y La Libertad. Así mismo, se advierte la vulnerabilidad del puente Antonio Raimondi que cruza el río Marañón y une directamente a los departamentos de Áncash y La Libertad así como, indirectamente, a Huánuco y San Martín.

Ante dicha situación, la Contraloría recomendó al Gobierno Regional de Áncash adoptar, en el más breve plazo, las acciones correspondientes, en el marco de sus competencias; a fin de evitar el riesgo advertido y salvaguardar la integridad de las poblaciones aledañas, infraestructura vial y áreas agrícolas.

Comments

comments