CONGRESO, FEMINICIDIOS, FÚTBOL Y ELECCIONES

Una serie de sucesos enturbian la ya de por sí naturalmente enturbiada atmósfera social de nuestro país. Por un lado está el Congreso de la República, con su colección de legisladores prontuariados o denunciados o investigados por los delitos de lavado de activos y por falsedad genérica, por mentir en sus hojas de estudios (curiosamente, casi el 100% de esos congresistas son fujimoristas). Y encima, aprueban un proyecto que a decir de los constitucionalistas, vulnera la ley y atenta contra la libertad de expresión, al prohibir la publicidad estatal en medios de comunicación privados, salvo para casos excepcionales como los desastres naturales. Es decir, que si un gobierno necesita promover programas sociales de educación, salud, o de cualquier otro rubro, comunicar los beneficios de una obra o convocar a la ciudadanía para algún proyecto laboral, no podrá hacerlo por esta inaudita ley. Es verdad que algunas veces los montos abonados a determinados medios de comunicación –básicamente de Lima- eran exageradamente altos, pero todo ello se podía regular sin aprobar esta medida. Por lo pronto, el Ejecutivo ya presentó una acción de inconstitucionalidad contra esta norma, que en los próximos días el Tribunal Constitucional resolverá.

En tanto, y lo más grave para nosotros, es que con el dinero de todos se despilfarre cientos de miles de soles en flores, televisores, y en pagar a un grupo de sicarios de la pluma fujimoristas, encabezados por el montesinista jefe de Seguridad del Congreso, Walter Jibaja, que desde diferentes despachos congresales de Fuerza Popular creó un ejército de trolls para insultar y difamar por las redes sociales a todo opositor y crítico de Keiko y Alberto Fujimori.

Otro asunto que debiera llamarnos a la reflexión cotidiana es el incremento de casos de feminicidios o de violencia contra la mujer. Las campañas emprendidas por diversos sectores, y las leyes que supuestamente han sido endurecidas contra los violadores y los acosadores, han servido de poco en la lucha contra este flagelo social. Cómplices de esta triste realidad son los fiscales que a pesar de los indicios y en algunos casos pruebas contundentes, dejan en libertad a los agresores sin aplicar criterios lógicos. La castración química para los violadores de menores de edad es una buena medida que debe ser complementada con otro tipo de castigos. Desde casa hasta los colegios, las campañas del Estado deben buscar la concientización –por un lado- para fomentar el respeto y la equidad de género. Pero también deben crear miedo entre quienes osen pensar en perpetrar un abuso contra alguna mujer.

De otro lado, hemos de subrayar el patriotismo renacido por la fe en la selección nacional de fútbol. Pocas veces se ha visto un fervor nacionalista de esta envergadura, la que debemos aprovechar para extenderla a otras actividades, patrones culturales, costumbres, que nos ayuden a forjar la unidad en torno a valores, por ejemplo, contra la corrupción y la violencia, y a reconocer a otros peruanos que dejan en mejor posición el nombre del Perú, sean artistas, empresarios, emprendedores, científicos, deportistas.

Finalmente, junio y julio nos agarran con el inicio del carnaval de promesas políticas, es decir con el inicio de la campaña electoral con miras a las Elecciones Regionales y Municipales de este 7 de octubre. Atentos ancashinos, ancashinas, no caigamos en el mismo error de los últimos 15 años.

No nos dejemos engañar por candidatos que ofrecen darnos 500 soles por derecho al canon. Ni por esos salvadores que hablan de moralización cuando trabajaron de la mano de César Álvarez y Waldo Ríos. Ya saben, rostros nuevos en la política pero con trayectoria limpia y reconocida en el ámbito profesional. Infórmese, averigüe y piense, ¿no quiere ver desarrollado a su pueblo? Entonces elija bien y no por candidatos con denuncias.

Comments

comments