Presentan libro “Huarás, Historia de un Pueblo en Transformación” de Augusto Alba Herrera

Por Jorge Zavaleta Alegre.

El profesor, historiador y escritor Claudio Augusto Alba Herrera, (Caraz, Huaylas, 1922), acercándose a un siglo de vida, presenta una nueva edición de su libro:  Huarás, Historia de un Pueblo en Transformación, con información de fuentes originales, advirtiendo el peligro de extinción de múltiples vestigios culturales e invocando al mismo tiempo a  continuar este esfuerzo, indispensable.

Argumento irrebatible en un momento que Huaraz, como capital  de Ancash, con sus 20 provincias, en permanente fraccionamiento, tiene la obligación moral  de superar  este vergonzoso período que atraviesa en el siglo XXI.

En Ancash, una de las regiones naturales más bellas del mundo,  se ha concentrado la corrupción administrativa del Perú, arrasando  fondos públicos generados por millones de campesinos sin tierra, de obreros en socavones, de jóvenes con incierto futuro y una reciente clase política que se ahoga en un fango de miseria moral, que emerge del capital de empresas del Brasil y de otras fronteras.

Su reciente libro titulado Huarás, con más de 400 pp, nos ofrece un V Capítulo, en el cual C.A. Alba, recrea acontecimientos claves que están en la memoria colectiva, como la  leva e insurrección de 1854, la rebelión  vivanquista de 1857, la Guerra  con Chile, Cáceres y sus Avelinos en la campaña de la resistencia, la revolución aprista de 1932, el paro popular de 1968 y la creación de la Universidad de Ancash, la crisis educacional,  los periódicos y revistas…

Rescata a Antonio  Raimondi, también ignorado en  su Italia  natal y revindicado al mismo tiempo  por la diplomacia moderna que a  través de un fondo de canje de deuda externa del Perú, los embajadores Busseto y De Nardis promovieron  valiosas publicaciones a través de la editorial Mar de Sueños, una Feria del Libro en Lima y  la  Fundación Matto Groso que trabaja en el Callejón de Conchucos.

Alva  Herrera prolífico investigador, nos ofrece una visión íntima, global y visionaria de la importancia de los pueblos andinos, de las comunidades de las  cordilleras Blanca y Negra, cuyo turismo de investigación y de aventura permiten conocer la acelerada depredación de la naturaleza,  la desaparición de nevados que se disputaban  altura, en  un firmameno azul, muy azul,  como los cielos que sueñan los niños que tienen  padres  y maestros, que enseñan a valorar la identidad de la aldea, a pesar de los procesos de migración en busca de futuros inciertos, y con una sociedad nacional, ausente de identidad, orgullosa de su ignorancia total de la Historia  Nacional y de sus Regiones.

El Perú tiene una inmensa deuda con escritores como Augusto  Alva  Herrera, porque el centralismo cultural del Perú solo se mira el ombligo a través de uno  o pocos intelectuales privilegiados por un periodismo obsoleto y  ensimismado entre cuatro muros y un espejo, como bien definió  Ciro  Alegría  en El Mundo ancho y ajeno y otros grandes autores, vigentes en la memoria del   buen lector.

Comments

comments