Tumpa, tierra de ensueños en la raíz del Huascarán

Por LUZAPIMO.

Tumpa es un encantador paraje de la provincia de Yungay, cuna de románticos compositores, de calificados intérpretes y de músicos adiestrados que conquistan a los corazones más empedernidos. Quien despierta en el bucólico y acogedor pueblo de Tumpa sentirá que sus manos pueden tocar un pedazo de hielo del Husacarán, ya que se ubica a pocos metros de este majestuoso nevado ancashino.

Tumpa es una palabra quechua que significa calumniar, acusar. Tumpamanki= me acusas, me calumnias por celos.

La historia registra que en 1715 se formó la comunidad campesina de Tumpa y desde aquella época sus pobladores viven en completo entendimiento, distribuidos en cuatro barrios: Centro, San Antonio, Ancash y Shocosh.

Posee centros educativos de inicial, primaria y secundaria, así como de educación superior con el instituto «Vicente Ferrer». Tiene una emisora local, amplias áreas de cultivo y bosques de eucalipto.

Tumpa, cuya fiesta patronal es el 29 de junio en honor a San Pedro, es un pueblo bien organizado. Tiene instituciones sociales, deportivas y culturales, como: Los Halcones de Tumpa, El Centro Unión Tumpa, Los Amigos del Barrio, Atlético Socosh, además de bandas de música como «Brisas del Huascarán» y la fenecida «Flor de Huascarán».

Conjunto «Los Aventureros de Tumpa»

Aventurados por convertir en melodía aquella brisa andina de las alturas del Huascarán, esa que de niños compartían con el frescor de sus sonrisas espontáneas, el 18 de setiembre de 1968 los tumpios Teodoro Cashpa, Modesto Calvo, Honorato Factor, Clemente Muyón, Víctor Manuel Carrión, Andrés León, Victorio Cashpa, Mauro Garay, Glaudencio Chávez, Donato y Alvino Chávez, Leonardo y Claudio Casca, Pedro Granados y más, tuvieron el acierto de formar el conjunto musical «Los Aventureros de Tumpa» que con el correr de los tiempos se convirtió en el preferido e infaltable en las reuniones sociales.

Valores de la nueva guardia

Antonio Carrión Tamara, laureado compositor, poeta y guitarrista, es uno de los referentes a la hora de hablar del folclor tumpino. Asimismo, Dilver y Brady Mishty Villarán, son jóvenes encariñados con su pueblo y por ello le cantan temas compuestos por ellos mismos y por otros coterráneos.

La nota completa en la edición 135 (febrero- marzo 2009) de Prensa Ancashina.

Comments

comments