¿Por qué a pesar de los delitos comprobados hay gente que apoya a Fujimori? Sociólogo ancashino te lo explica

Por César Pinedo Bravo.

Al cumplirse los 25 años del autogolpe perpetrado por Alberto Fujimori las pasiones entre demócratas y simpatizantes de la autocracia se desataron por diferentes medios.

Lamentablemente, la desinformación aún sigue fuerte entre los medios de comunicación, salvo honrosas excepciones, que pasan por alto o por agua tibia los delitos cometidos durante los 10 años del régimen fujimontesinista. (No hay que olvidar que grandes grupos empresariales recibieron favores económicos y legales en ese decenio).

Pero ¿ello explicaría el apoyo que aún recibe el ex gobernante? ¿Los jóvenes del nuevo milenio están condenados a no informarse debidamente y cometer el error de creer a los nuevos voceros de la mafia?

Para responder estas interrogantes consultamos al reconocido sociólogo ancashino Román Robles Mendoza quien consideró que el respaldo a la medida tomada por Alberto Fujimori y el masivo apoyo que registró Keiko Fujimori en las elecciones de 2016, al igual que otras figuras políticas cuestionadas como Waldo Ríos, responde a una precaria cultura política de la ciudadanía y a una extrema crisis de valores.

Robles Mendoza sostiene que esta crisis se ha nutrido gracias a la millonaria campaña de avisos y principalmente de dádivas y regalos que desarrolló Keiko hacia los pobres. «Y claro, también obedece a la parcialización que la mayoría de la prensa -a través de sus canales de televisión, radio y diarios- apoyaron al fujimorismo en los últimos 10 años», nos expresa.

El científico social afirma que es así que en los medios no se mencionan o se relativizan o minimizan los abusos y delitos cometidos durante el fujimontesinismo, tales como el despido de decenas de miles de trabajadores sin ningún tipo de beneficio, la venta de las empresas públicas sin fiscalización y con la posterior desaparición de 6 mil millones de dólares, las esterilizaciones forzadas, el narco avión y los crímenes del grupo Colina.

Lea la entrevista completa en la edición 165 de Prensa Ancashina.

Comments

comments