Opinión: PERÚ, APARTA DE NOSOTROS ESTE ODEBRECHT

Con el discurso de la modernidad, de la importancia de atraer la inversión privada al país, cuántos faenones se habrán perpetrado en las últimas décadas, cuántos arreglos por debajo de la mesa se habrán concebido. Aprovechándose de la necesidad de los pueblos por carreteras, colegios, represas y proyectos de irrigación, las autoridades ejecutaron cientos de obras pero pensando más en sus ganancias, en los sobre costos, en el dolo, en cómo inflar el presupuesto, en embolsicarse millones por otorgar las licitaciones a las empresas “ganadoras”, que en la genuina vocación por el desarrollo.

La corrupción continental de la empresa Odebrecht, además de las otras firmas brasileñas OAS, Camargo y Correa, Queiroz Galvao, y la peruana Graña y Montero, ha afectado de tal manera al sistema político del Perú, que hoy analistas no saben cuál fue más terrible para el país, o lo hecho por Odebrecht o lo hecho por el fujimontesinismo.

Lo cierto es que aquí cada gobierno involucrado juega sus intereses. Por eso hoy más que nunca el Poder Judicial y el Ministerio Público deberían depurar a los elementos que tienen o tuvieron cercanía con alguna organización política. Y ahí la prensa independiente libra un rol imprescindible.

La pregunta es ¿no es que la gran prensa también está comprometida por haber recibido favores de Odebrecht? Y claro que cierta prensa juega su propio libreto, tratando suavemente a unos y siendo despiadados-ellos juran que son muy incisivos- con otros. Aquí ya lo hemos dicho, la prensa con su cobertura y su énfasis en el tratamiento parece esconder algo y favorecer a los que son de su sintonía. Y lo hemos visto con el hoy prófugo Alejandro Toledo, a quien le cayó toda la artillería mediática mientras que a otros solo guante de seda.

También resulta extraño que solo se investigue un período de la actividad de Odebrecht cuando esta constructora trabaja en el Perú desde 1979, y ha ejecutado grandes obras en sus dos primeras décadas.

Y claro Odebrecht también operó en Ancash

El fiscal anticorrupción Wenscelao Apaza investiga la construcción de la vía Carhuaz-Chacas- San Luis, que tuvo un valor inicial de 404 millones 826 mil soles, sin embargo, terminó costando 150 millones de soles más. Por este caso están procesados César Álvarez Aguilar y el ex gerente de Infraestructura Germán Martínez Cisneros. También figuran como investigados los ex funcionarios Luis Díaz Vilca, Ivón Ballona Gio, Lorenzo De La Cruz Sánchez, Moisés Ángeles Obregón, Leoncio

Mauricio Chu, Ángel Rondal Ramírez, Roger Carranza Quiñones y Ricardo Paredes Reyes. El fiscal pide que se comprenda a Odebrecht como tercero civil responsable y pueda pagar la reparación civil solicitada en caso exista una condena por este caso.

Por el bien del país, por el de Áncash, y por nuestra dignidad como nación, que por fin hayan condenados.

Comments

comments