ORIGEN DE BUSCAPIKE

La página más leída de Prensa Ancashina es Buscapike, donde las cosas se dicen por su nombre, con críticas claras y directas hacia los excesos de las malas autoridades y la inconducta de comensales y parroquianos. El nombre alude a un juego de pirotecnia que se desliza a alta velocidad causando temor entre los asistentes a las fiestas patronales, estas lucecitas agresivas y peligrosas pueden dejar huellas imborrables por su quemazón. Buscapike produce nerviosismo, fastidio, escozor, preocupación, ira. Claro que algunos creyéndose intocables nos denuncian como el caso del hotel Carolina en Ocros.

En Buscapike se dice la pura verdad, sin apasionamientos ni caer en adjetivos peyorativos. Decirle cochino a un sucio maloliente, no es ofenderlo. Adjetivarle huachafo a un cantante que viste camisa amarilla, pantalón verde, zapatos blancos y calcetines rojos, no es herirle. O enrostrarle a una autoridad como a un alcalde que ensoberbecido por el poder y sumido en la ignorancia malversa los fondos del Estado en paseos y borracheras y coloca a sus familiares, amigos o amantes en puestos de trabajo.

Otras autoridades subastan la justicia al mejor postor, o aquellos médicos que nunca paran en sus puestos, se pasean con las enfermeras y suman en su haber muertes por negligencia. También están los directores eléctricos de las UGELs que disponen de las plazas docentes a su gusto y a cambio de favores, hasta de los íntimos. Y claro no olvidamos de algunos curas que someten al pueblo a bajar la cabeza y vivir en la oscuridad con el cuento de que “Dios te va a castigar”, y viven en una lujuria desenfrenada.

Los políticos mentirosos y deshonestos, los tenderos que venden a sobreprecio sus artículos, los parroquianos borrachos que miccionan en las calles y hablan estupideces, los dirigentes que nunca publican sus balances y pretenden aferrarse en los cargos o los socios sinvergüenzas que se llevan el dinero de la institución y caminan horondos, los holgazanes que se rehúsan a trabajar esperando sólo la ayuda del Estado, algunos conductores de radio que mastican el castellano, los mayordomos que derrochan dinero en bandas, comilonas, tragos y fuegos artificiales en nombre de la virgen o del santo, mientras sus paisanos se mueren de hambre, los palabreros que no honran su palabra o los frescazos que no pagan sus cuentas, son los caseritos de Buscapike.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.